Las principales modificaciones al actual Código de Aguas contenidas en el proyecto de ley, son las siguientes:

Derecho de aprovechamiento de aguas es esencialmente temporal

Las indicaciones sustitutivas presentadas por el Poder Ejecutivo al proyecto de ley que Reforma el Código de Aguas contemplan un cambio de concepción respecto al sistema vigente.

Actualmente, el derecho de aprovechamiento de aguas consiste en un derecho real, de carácter perpetuo, que recae sobre las aguas y consiste en el uso y goce de ellas.

La propuesta gubernamental, por el contrario, pretende que en la constitución de nuevos derechos, éstos tengan una extensión temporal limitada a un máximo de 30 años, siempre prorrogables, salvo que la Dirección General de Aguas acredite el no uso efectivo del recurso, caso en el que operarán las causales de caducidad contempladas en este mismo instrumento. Con todo, la propuesta contempla una duración mínima de 20 años para el caso de derechos de aprovechamiento de aguas no consuntivos.  

Redefinición del concepto de derecho de aprovechamiento de aguas

De acuerdo a las indicaciones sustitutivas presentadas por el Poder Ejecutivo, se reformula el concepto de derecho de aprovechamiento de aguas, eliminando la disposición que lo califica expresamente como derecho real y la facultad expresa de disponer del mismo (sin perjuicio de otras normas que se mantienen que permiten establecer en forma implícita dicha facultad), transformándolo en una concesión administrativa sobre las aguas que permitirá el uso y goce temporal de ellas, de conformidad a las reglas, requisitos y limitaciones que prescribe la propuesta de nuevo Código de Aguas.

En este sentido, el texto de las indicaciones no es claro respecto a la posibilidad de transferir o transmitir derechos de aprovechamiento de aguas. 

Caducidad del derecho de aprovechamiento de aguas

La propuesta del Ejecutivo contempla causales de caducidad de los derechos de aprovechamiento de aguas, que operarán por el sólo ministerio de la ley, es decir, en teoría, en forma automática y sin necesidad de declaración judicial, en caso de no verificarse el uso efectivo del recurso dentro de los siguientes plazos, dependiendo de las características de los derechos:

  1. Derechos de Aprovechamiento de Aguas Consuntivos: Durante un plazo de 4 años, contados desde su otorgamiento.
  2. Derechos de Aprovechamiento de Aguas No Consuntivos: Durante un plazo de 8 años, contados desde su otorgamiento.

El proyecto establece además que el uso efectivo de las aguas que permitirá evitar la caducidad “se acreditará” (sin señalar ante que órgano ni a través de que procedimiento previo) mediante la construcción de obras suficientes y aptas para ello, capaces de permitir la captación o alumbramiento de las aguas, su conducción hasta el lugar de uso y la restitución del recurso (esto último, en el caso de los derechos no consuntivos).

Por otra parte, dentro de la regulación relativa al pago de patentes por no uso de los derechos de aprovechamiento de aguas, las indicaciones también contemplan caducidades, que operarán por el sólo ministerio de la ley, en el siguiente sentido:

  1. Derechos de Aprovechamiento de Aguas No Consuntivos de ejercicio permanente: En caso de haber transcurrido 14 años sin que el titular del derecho haya construido las obras de captación y extracción respectivas.
  2. Derechos de Aprovechamiento de Aguas Consuntivos de ejercicio permanente: En caso que las respectivas obras de captación no hayan sido construidas en un plazo de 12 años contados desde su constitución.

La contabilización de los plazos de no utilización de las aguas comenzará a regir desde el 1 de enero del año siguiente al de la fecha de entrada publicación de la ley y, para el caso de derechos constituidos o reconocidos con posterioridad a esa fecha, los plazos se computarán desde su constitución o reconocimiento.

Finalmente, la propuesta agrega la caducidad del derecho de aprovechamiento en caso que la escritura púbica en que se haga constar su acto de constitución no haya sido inscrita en el Registro de Propiedad de Aguas del Conservador de Bienes Raíces dentro del plazo de 60 días contados desde el otorgamiento del derecho.

Limitación del ejercicio de los derechos de aprovechamiento de aguas

Las indicaciones presentadas por el Ejecutivo proponen la limitación de los derechos de aprovechamiento de aguas en función del interés público, para lo cual se pretende dotar a la Administración de las siguientes facultades:

  1. Reducción temporal de los derechos de aprovechamiento de aguas.
  2. Redistribución temporal de las aguas, para reducir los daños generales derivados de la sequía, en los casos en que exista zona de escasez declarada por el Presidente de la República, o bien, en caso en que se acrediten graves carencias para satisfacer la función de subsistencia.
Prohibición de constitución de derechos de aprovechamiento de aguas en Áreas protegidas y glaciares

La propuesta del Ejecutivo contempla expresamente la prohibición de constitución de derechos de aprovechamiento de aguas en áreas protegidas declaradas Parques Nacionales y Reservas de Región Virgen.

Respecto de otras áreas declaradas como protegidas, tales como, Reservas Nacionales, Santuarios de la Naturaleza, Monumentos Naturales y Humedales de Importancia Internacional, los derechos de aprovechamiento de aguas deberán guardar consistencia con el objeto de la categoría del área protegida y con su respectivo plan de manejo que será determinado, previo informe del Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, que se creará al efecto.

Asimismo, se prohíbe expresamente la constitución de derechos de aprovechamiento de aguas en glaciares.

Categorización de los posibles usos del agua y usos prioritarios

Las indicaciones presentadas por el Ejecutivo hacen una categorización de los usos o funciones del agua, distinguiendo entre los siguientes:

  1. Subsistencia: garantiza uso para el consumo humano y el saneamiento;
  2. Preservación ecosistémica; y
  3. Productivas

El proyecto establece usos prioritarios del agua, que deben prevalecer tanto en la constitución como en la limitación del ejercicio del derecho de aprovechamiento de aguas.

De esta manera, en caso que existan dos o más solicitudes de constitución de derechos de aprovechamiento sobre las mismas aguas, presentadas dentro de 6 meses y sin que exista disponibilidad para poder satisfacerlas todas, y una o más de ellas se refieran a los usos relativos a la función de subsistencia, esta(s) últimas tendrán preferencia sobre todas las demás, sin que sean aplicables las normas generales sobre remate.

Asimismo, se establece que la Dirección General de Aguas deberá sujetarse a esta prelación al disponer la reducción temporal del ejercicio de los derechos de aprovechamiento o la redistribución de las aguas, facultades que podrá utilizar sólo en favor del interés público.

Por otra parte, con el objeto de garantizar dichos usos, se proponer permitir al Estado la constitución de reservas de aguas superficiales o subterráneas, sobre las cuales se podrán constituir concesiones con el objeto de satisfacer las necesidades de subsistencia. Estas concesiones contarán con reglas especiales que permitirán asegurar el uso para el que fueron otorgados.

Finalmente, aún en el evento que no exista disponibilidad del recurso, con el fin de garantizar el acceso al agua para consumo humano, se propone que, de forma excepcional, se permita a comités de agua potable rural la constitución transitoria de los derechos.

Cambios en los usos del derecho de aprovechamiento de aguas

Las indicaciones sustitutivas presentadas eliminan la norma en virtud de la cual los derechos de aprovechamiento de aguas no quedan condicionados de forma alguna al uso o destino señalado en la memoria explicativa que debe acompañarse en el respectivo procedimiento de constitución u otorgamiento, lo que deja en duda la posibilidad de efectuar este cambio de uso o destino y los términos y condiciones aplicables al mismo.

Patentes por no uso del derecho de aprovechamiento de aguas

Tanto respecto de  los derechos no consuntivos como los consuntivos, de ejercicio permanente, la propuesta del Ejecutivo contempla un aumento en el factor que determina el valor de la patente por no uso del derecho de aprovechamiento. En este sentido, la propuesta gubernamental contempla aumentar de 2 a 4 el factor en caso de no utilización del derecho en los años undécimo y duodécimo, y a 8 en el caso de los no consuntivos, para los años décimo tercero y décimo cuarto.

La propuesta sanciona con la caducidad, por el sólo ministerio de la ley, a los derechos no consuntivos y consuntivos permanentes cuyas obras de captación no hayan sido construidas dentro de 14 y 12 años, respectivamente. Sin perjuicio de lo anterior, la contabilización de los plazos de 14 y 12 años se suspenderá por todo el tiempo que dure la tramitación de los permisos necesarios para construir obras, otorgados por la Dirección General de Aguas o la Dirección de Obras Hidráulicas, en su caso.

Las indicaciones contemplan la exención del pago de la patente por no uso de las aguas sólo respecto de las asociaciones de agua potable rural.

Finalmente, se propone la modificación del procedimiento de remate de los derechos de aprovechamiento de aguas cuya patente por no uso de las aguas no ha sido pagada.

Afectación a derechos de aprovechamiento de aguas antiguos

Los derechos de aprovechamiento de aguas constituidos antes de la entrada en vigencia de la propuesta del Ejecutivo seguirán estando vigentes, pero sujetos a las limitaciones y restricciones que se disponen a favor del interés público. Con todo, no se les aplicarán las normas relativas a la caducidad de los mismos.

Afectación a derechos de aprovechamiento de aguas no regularizados.

Las indicaciones sustitutivas presentadas por el Poder Ejecutivo establecen un plazo de un año, contado desde la entrada en vigencia de la modificación, para la presentación de solicitudes de regularización de derechos de aprovechamiento susceptibles de regularización, esto es, derechos de aprovechamiento inscritos que estén siendo utilizados por personas distintas a sus titulares, o bien, aquellos que no se encuentren inscritos y que cumplan, en ambos casos, con los requisitos de haber sido utilizados de forma ininterrumpida, libre de violencia y clandestinidad y sin reconocer dominio ajeno, desde, al menos, el 29 de octubre de 1976.

Los titulares de derechos que no hayan presentado la respectiva solicitud dentro del plazo señalado, perderán la posibilidad de hacerlo, dejando en duda el status que quedan este tipo de derechos, una vez transcurrido el mismo.

Informe de la Comisión de Agricultura, Silvicultura y Desarrollo Rural Chileno en el proyecto de ley que Reforma el Código de Aguas