En marzo de 2011 comenzó la tramitación en la Cámara de Diputados del proyecto de ley que busca reformar el Código de Aguas. Frente a esta situación, diversos sectores interesados contribuyeron en la discusión, aportando con sus puntos de vista, sugerencias y críticas.

El proyecto, tras ser ampliamente analizado en las comisiones permanentes de Recursos Hídricos y Desertificación, Agricultura, Silvicultura y Desarrollo Rural y Hacienda, fue finalmente aprobado por la Cámara de Diputados, con fecha 22 de noviembre de 2016, por 63 votos a favor, 32 en contra y 3 abstenciones.